domingo, 20 de diciembre de 2015

Me gustan las personas con inquietudes, preocupaciones. Pero también las preocupadas, las inquietas. Las que en algún momento han buscado su propia utopía, aunque ello les acarrease un par de ojeras. Las heridas, las fuertes, las que no son fuertes pero luchan, las que nos recuerdan cuánta levedad somos. Y que, al fin y al cabo, si no tuviéramos grietas, ¿por dónde pasaría la luz?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)