miércoles, 26 de diciembre de 2012


Comparto la teoría que afirma algo así como que todos nacemos con una coraza a prueba de golpes. En algunos, está hecha de inocencia. En otros, de ingenuidad.  De ignorancia, de oídos sordos... Otros simplemente la tienen, transparente, ahí, guardada en alguna parte, y de vez en cuando, la utilizan inconscientemente. Pero los días pasan, el tiempo hace mella, fisura las horas y la coraza no va a ser menos. 

Otra noche más, silencio intermitente. Incómodo, triste, pero a la vez agradable, porque, cuando el silencio falta, muchas son las veces en que aparecen los gritos. Cortan el aire como cuchillos, arrasan sin piedad, sin darse cuenta de que en el aire existen también elementos que quieren volar.
Una voz se eleva entre las cuatro paredes de un comedor. Parece querer decorar la habitación con algo más que con una luz tenue.
El receptor escucha e intenta suavizar sus palabras. Pero no consigue más que otorgarle más fuerza a la voz primera, que sigue en su discurso, elevándose irrespetuosamente más y más. El poder de las palabras es inmenso y estas matan. Matan ilusiones, matan confianza, matan seguridad. 
Una sonrisa triste se dibuja en el rostro de la víctima. No le quedan lágrimas, pero en ocasiones es mejor no mostrarlas de todos modos. Se levanta y recoge la mesa. Vuelve, y no grita con la voz. Pronuncia varias palabras, que la otra voz intenta ahogar de inmediato. Pero no se puede intentar ahogar lo que sale del corazón. Y es difícil, muy difícil, volar cuando quieren verte sin alas. Sin embargo, eso te da fuerzas para alzar el vuelo.

2 comentarios:

  1. Me encantan las imágenes de tu blog :D

    Me gusta descubrir nuevas bloggers, participar y apoyarnos entre nosotras!!

    Te sigo desde ya! Te dejo mi blog, y si te gusta, te invito a que formes parte de él :)

    http://letoileduphare.blogspot.com/



    Besos

    ResponderEliminar
  2. Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo desde Suecia!

    ResponderEliminar

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)