miércoles, 6 de junio de 2012

Es un ángel que no dice nada. La peor parte siempre se la llevan los inocentes. Labios vírgenes, piernas gastadas. Pasó sin pasar. Escalofríos. Se queda en el aire aroma a fresa. Dulce, pero atada al destino. Un destino que no pidió. Jodida paradoja. Del mismo modo que el sol se oculta cada día, la luz de sus ojos se apaga. Esta vez, sin embargo, no existe amanecer, sólo sueño.
La peor parte siempre se la llevan los inocentes...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)