lunes, 9 de abril de 2012

Las pequeñas acciones se convierten en algo grande.
Pero no hay que olvidar que eso aplicable es a buenas
y a malas acciones.
Y en el caso de las segundas, es una putada.

1 comentario:

  1. Hay que andar siempre con pies de plomo para que esa grandeza no acabe con nosotros... especialmente, como dices, en las malas acciones.

    ResponderEliminar

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)