miércoles, 18 de enero de 2012

Caminar sobre las nubes reflejadas en los charcos, que me sonrían francamente, los susurros al oído, los niños pequeños, la ilusión de los no tan pequeños, su respiración en mi cuello, sumergirme en un libro, el olor a tierra mojada, la tonalidad del cielo al atardecer, las caricias lentas, suaves, cálidas, casi sin rozar la piel, que erizan el vello; y, de repente, nosotros pasamos a ser como este cutis que ama al contacto de una caricia, que corre en tropel de mil vidas sensitivas, que nacen, gozan, sufren y mueren...

2 comentarios:

  1. Muy lindo blog , te sigo espero que pases http://unreal-worrld.blogspot.com/ beso

    ResponderEliminar
  2. ¡Guau! Me gusta y me identifico.
    ¿¡Y dónde está "Sin palabras. Perfecto"!?

    Casi puedo sentir esa respiración y esas nubes. Me ha llegado completamente a mi corazoncito :)

    ResponderEliminar

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)