lunes, 26 de diciembre de 2011

Pasaba el día saboreando la esencia de cada pequeño placer, el éxtasis de cada ínfimo instante. Se repetía a sí misma que soñar en infinito era mejor. Mucho mejor, demasiado...

3 comentarios:

  1. Muy bonito blog!
    Te sigo, me sigues?
    Besiitos,
    maraveliuss.blogspot.com
    suerte !

    ResponderEliminar
  2. A veces quisiera que mis sueños fueran así de infinitos, eternos...

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  3. desgraciadamente no creo en los para siempre :/

    ResponderEliminar

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)