sábado, 17 de diciembre de 2011

Creer que la buena intención irá siempre por encima de los gustos. Fracasar estrepitósamente. Sorpresa, decepción, rabia. Desarmar la tesis anterior con miedo: tal vez nunca estará por encima de los caprichos; nunca... Pf. Nunca entenderé porqué no se entiende que para mi ese nunca no existe, que la buena intención sí irá siempre por encima de los gustos. Del egoísmo... Allí donde se halle el amor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)