viernes, 7 de octubre de 2011

Quise contarte mi secreto pero empezaste a hacerlo realidad.
Y quise agradecerte, pero me di cuenta de que era mejor hacerlo cada día, cada hora. Puede, incluso, que cada minuto.  Y el cómo se ha convertido en otro secreto que no sólo yo conozco esta vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)