sábado, 24 de septiembre de 2011

Sonrisa y ojos cansados. Pero sonrisa verdadera; esa que,cuando se pinta, hace que todo el cuerpo también sonría. Sábana que la esconde y ojos con un brillo especial causado por un trueno. Olor a coco impregnado en algún lugar. También, aroma a sueños. Y miras alrededor. Verdaderamente parece un sueño que haya estado allí hace tan sólo unos instantes. A veces, la realidad es más grande que los sueños. Lo realmente increíble es que no los supera, sino que, simple y sutilmente, se mezcla con ellos, uno sólo, creando  lo más grande que puedas imaginar. Enloquecedor, mágico, casi indescriptible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)