domingo, 18 de septiembre de 2011

Calidez.
Tu voz era la banda sonora de mi verano.
¿Sabes que no eres como ningún otro?

Tú siempre serás mi trueno.
Tus ojos, los más brillantes de todos los colores.
No te susurraré al oído
'No quiero amar jamás a otro',
Te miraré cada día y observarás
que mis ojos siguen brillando por el trueno
que no se pierde esa
calidez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)