martes, 9 de agosto de 2011

'Todo lo que pasa, sucede por alguna razón.'
En ocasiones, detestaste a más no poder esta frase. A ratos, la amaste. ¿Después? 
- No sé el después, solo sé el ahora.
Y ahora siento que cada pequeña acción de todo cuánto nos rodea tiene su razón. Y antes de que me tachen de paranoica, añadiré que tiene su razón secreta. Claro que todo lo que pasa tiene su significado: lo tiene simplemente porque ha salido del corazón de alguien, y eso, ya de por sí, goza del mayor sentimiento del mundo. Las acciones de las personas dan lugar a  todas las razones del mundo. Ahí está la razón de todo: el corazón. 
Ahora ni amo ni detesto esa frase, pero lo cierto es que en un momento de angustia, cegada, casi nadie llega a entender que la mala noticia que le acaban de dar pueda servir para algo. Con lo bueno puede que seamos más abiertos en ese sentido. Nos ocurre algo maravilloso y lo relacionamos con esta frase. (Lo típico: 'he conseguido salir con él, eso es por algo')
Sea lo que sea, de forma neutral, aunque que ha pasado por algo -por el sentimiento de alguien, o, incluso, porque era lo inevitable- no hay que quedarse ahí, hay que ver más allá.
Y positivizar y aprender. ¿O es que no vivimos para eso?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)