martes, 23 de agosto de 2011

Cinco que se convierten en quince, tiempo que vuela contigo. En el vuelo, tú eres aire; yo, un simple pájaro de papel. Tan diferentes. Pero tan necesarios. No es una carrera contra el tiempo aunque el tiempo sea un rival digno. No se trata de ver quien posee el pájaro más grande o qué viento sopla con  más fuerza. Se trata de no dejar caer nunca el pájaro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)