miércoles, 27 de julio de 2011

-¿Si me hundo, te hundes conmigo?
-No.
-¿Por qué? Pensé que me querías.
-Porque yo no voy a dejar que te hundas, siempre estaré ahí para rescatarte.
-Sí, ya. Eso dice todo el mundo...
-¿A qué te refieres?
-A que sólo es demostrable a la hora de la verdad. No antes. Siempre es fácil emitir palabras. Y en más de la mitad de las ocasiones, se las acaba llevando el tiempo. Y el viento.

1 comentario:

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)