lunes, 4 de julio de 2011

No la supiste cuidar. Eso fue todo.
Ahora, mírate. ¿Realmente mereció la pena lo que hiciste?
Me da que no. Aún así, queda demostrado que todo, sea lo que sea, vuelve a su equilibrio anterior. Y que las acciones, las buenas, son recompensadas.
No se puede decir lo mismo de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)