jueves, 7 de julio de 2011

- Los sentimientos son lo único que no se puede ocultar.
Lo que se puede esconder de alguien, pero no de ti mismo.
Constituyen un abismo.
Inmenso. Grandioso.
Y escapan a reglas de tiempo o lugar.
Huyen de tópicos, de convenciones, de creencias.
Atraviesan barreras. Y crean otras.
Es así como puedes querer a un corazón que no late bajo la piel.
Es así como amas a un corazón de papel, que, con los años, forma parte del latido de tu propio corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)