jueves, 7 de julio de 2011

Haces soleado hasta el día más asqueroso. Estás bajo cada caída, solo para sujetarme. No te importa mancharte la sudadera de tierra, despeinarte o arrastrarte por mí. No existe el agobio, ni el odio. Se me ha olvidado hasta mi nombre al mirar tus ojos. Es difícil de explicar, prefiero que lo sientas. Ahora duerme, que yo te miro. Tengo miedo de desgastarte o de que al final todo salga mal. Me da igual el mundo si estás cerca. Burbuja. Tres sílabas. Mil sensaciones. O, tal vez, mil catorce.

1 comentario:

  1. La fragilidad como sentimiento amoroso.¡Precioso!

    Abrazos y buen día

    ResponderEliminar

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)