domingo, 31 de julio de 2011

Ella es un pequeño rayo de sol. Es, a ratos, un tormento. Su cuerpo son ilusiones que el mundo a veces sacude. Su alma está curada de espanto. Su sonrisa siempre se hace hueco por grandes que sean los trozos de hielo. Su sonrisa es ella. Ella no es nada sin su sonrisa. La de sus labios y la de esos otros que la acompañan. Sus manos son un cruce de calles con nombre eterno. Y sus ojos chocan con ese gran espacio azul. El viento inspira más amor y los ojos no saben si aquello es cielo... o es mar.

2 comentarios:

  1. Por tu forma de escribir, te mereces un regalo, ves a mi blog y lo veras :D

    ResponderEliminar

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)