jueves, 21 de julio de 2011

Déjame decirte que las palabras son algo mágico pero que también la magia se vale por sí misma para hablar. Ocurre cuando siente la poesía de los sentidos. Cuando tu mirada choca con la suya, defines lo increíble, lo memorable. Marcas la diferencia entre lo que es y lo que no. Entre sentir y gozar. Entre hablar de felicidad, y palparla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)