lunes, 4 de julio de 2011

Coge un deseo. Elígelo con cuidado. No te equivocarás, porque si eliges aquello que deseas no podemos hablar de errores. Puede que no salga como querías, pero has hecho caso a tus sentimientos. Puede que sientas decepción o impotencia, pero acuérdate de esos otros deseos, de los que aún no han volado.
Ríe. Sueña. Vuelve -y vuelve- a soñar.

2 comentarios:

  1. Me encanta el texto y la foto!
    Me encanta com escribes

    Kisses <3

    ResponderEliminar
  2. Aun así, ten cuidado con lo que deseas porque estás predestinado a que ya no lo quieras cuando lo tengas.

    Por eso debemos soñar al infinito y únicamente ponernos metas :)

    ResponderEliminar

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)