viernes, 17 de junio de 2011

- Ten claro que las cosas que siempre creíste que no eran para ti, al final pasan. Ten por seguro que los errores que siempre creíste que no cometerías, pasan a ser algo tan palpable que todo lo demás carece de fuerza.
Golpe, rabia, intento, más rabia. Y desconsuelo. Y caída. Y el tren de la oportunidad está más que perdido.
Tenlo claro. ¿Las peores lágrimas? Las de la impotencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)