domingo, 26 de junio de 2011

Siempre duele el 'creer que'.
El creer que podías, el creer que sería de otra manera, esta vez.
Duele esperar algo de alguien. Todo tiene solución pero también es verdad que sería mejor no esperar nada.
Así, cuando recibes algo, la felicidad es doble, parece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)