domingo, 29 de mayo de 2011

Y cuando pensabas que nunca ocurriría de nuevo, esa sensación de no querer que ocurra más te atraviesa con determinación. Es volver a lo mismo. Querer apartar el dolor ajeno, sea como sea. Preferir que fluya en tu piel.
No sufras más.
- Y prometió que nunca más ninguna lágrima iba a correr por su mejilla.

1 comentario:

  1. Genial, me encanta :) pasate por mi blog, creoq ue te gustara, me gustaria al menos que me dieras tu opinion :)
    gracias :)
    te espero en mis pequeños delirios :)
    http://delicadezadeunsuspiro.blogspot.com/
    Delirios de una chica bipolar**

    ResponderEliminar

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)