sábado, 14 de mayo de 2011

- Lo poco que se de la vida está en las líneas que no escribí. Lo poco que sé de la vida se cuenta tomando un café, se entiende tomando una copa, y se olvida tomando dos. Entre lo poco que sé de la vida, te diré que nada vale la pena sin alguien que te haga ser incoherente. Ni flores, ni velas, ni luz de luna. Ése es el verdadero romanticismo. Alguien que llegue, te empuje a hacer cosas de las que jamás te creíste capaz y que arrase de un plumazo con tus "yo nunca" o tus "yo qué va".

4 comentarios:

  1. Que bonito es este texto, de verdad. Hoy todas las entradas que veo me emocionan. Será porque estoy un poco depresiva.
    -Un besito grande ♥

    ResponderEliminar
  2. * Siento decirte que discuto algunas cosas sobre este texto, ya que muchos afirman que con el tiempo nos daremos cuenta de que el mejor amor, es aquel tranquilo... el que nos espera en casa con los brazos abiertos, y no en un precipicio pidiendote que saltes.

    ResponderEliminar
  3. Nadie ha dicho nada de precipio, mujer :) Es empujar en el buen sentido. En sentido positivo: vencer miedos, etc. :) & claro que el que nos espera en casa es el mejor !

    ResponderEliminar
  4. La mejor amor... [opinión personal y subjetiva]es la que te aporta más felicidad...[/opinión personal y subjetiva] no tiene más -_-

    ResponderEliminar

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)