domingo, 27 de marzo de 2011

Nosotros mismos, en el fondo, tenemos siempre la misma edad.

# Cumplir años. Eso sí que es inevitable. Eso sí que viene cada año a hacernos una considerada visita. Así que no lo odiéis. Lo bueno que tiene su visita anual es que consigue que lleguemos a plantearnos cosas que normalmente dejamos a un lado -claro que hay excepciones, como aquel individuo que no se lo plantea en toda su vida, pero eso es otro asunto-. Pues bien, lo cierto es que en estos momentos en tiempo consigue lo que quiere. Y te das cuenta de quién está a tu lado ahora. Y de quién lo sigue estando, lo que es incluso más importante. No puedes más que agradecer. Y reparar en que quitar la amistad a la vida es como si al universo le arrebatásemos el sol. Además, siempre queda pensar que, como decía el gran Graham Greene, nosotros mismos tenemos la misma edad. En el fondo.
- Tarta, sonrisas, fotos, ilusiones, hogueras, lágrimas, chocolate, búhos, sonrojos, alegría, relojes, abrazos, risas & cosas inesperadas enormes e imposibles de definir. Imposibles de delimitar con palabras. Gracias.

1 comentario:

  1. Espero alegrarte el día, aunque sea por poco... Cuánta razón tiene esta entrada :)
    Y...ese espíritu que mantenemos, es el que nos hace seguir adelante. Como dices, no es tan malo cumplir años, y de verdad, te planteas muchas, muchísimas cosas (sobre todo cuando estás rozando los 20 -.-").
    Yo, al menos, espero seguir muchos cumpleaños a tu lado y comer muchas tartas (y gofres) juntas.
    Ya nos plantearemos todo lo demás!

    Fdo: ♪♫

    ResponderEliminar

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)