domingo, 13 de marzo de 2011

Encierra, pero libera tanto...

Yo abrazo, delicia pura, tu cara desconocida, idéntica a mi alma
- Un abrazo, un simple gesto que puede llegar a encerrar tantas emociones. Pero que, al mismo tiempo, libera muchas más. Es el momento perfecto en el que puede descubrir lo cerca o lo lejos que se encuentran dos corazones. Y, cuando descubres que están cerca, sientes, por un instante, que nada más importa. Y reafirmas esa absurda teoría de que gestos como ese pueden salvarte la vida. Sonríes, con ese brillo en los ojos. Él se percata y sonríe a su vez. Vuelves a esconderte tras sus brazos y él te estrecha con fuerza, como intentando hacer que te des cuenta de que es la manera perfecta para demostrar el amor que sentimos cuando no conseguimos la palabra justa. O tal vez, simplemente, ajeno a dejarte ir.

2 comentarios:

  1. me gusta tu blog, te sigo :) pasate:
    http://www.myegoiskillingme.blogspot.com/

    ResponderEliminar

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)