domingo, 13 de marzo de 2011

Cobardía mezclada con cosas inútiles.

Ya lo he dicho. He conseguido librarme de aquello que, aunque intentaba apartar de mi mente, volvía, haciendo gala de su poder. No había conseguido olvidar aquella posibilidad. Pero ya lo he dicho, y, si me preguntas que si me arrepiento de algo, te diría que de haber sido tan cobarde por no decírtelo de frente. Pero, en el fondo, sé que si lo hacía, todo mi mundo se derrumbaría otra vez. Sé que soy tonta, que me ‘alegro’ de cosas que me duelen, pero también sé que he hecho bien. Y que tampoco hay muchos caminos más. O sí los hay, pero no son bifurcaciones de ese.
Hay que seguir caminando, y ya es hora de poner fin a esta inútil encrucijada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)