martes, 29 de marzo de 2011

- Al fin y al cabo, el corazón, por muy intocable que lo queramos hacer, siempre nos acaba delatando. Me jugaría algo más de medio cuello a que es lo único que logra hacer tal cosa. Delatarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)