jueves, 3 de marzo de 2011

Ajena.

- Como esas burbujas de oxígeno que producen los peces al respirar, o esa pompa de jabón con la que el niño juega. Flotas, ajena a todo lo demás. Es tan, tan, fácil perderse de su mano, aferrarse a algo ilusiorio, que tiene la capacidad de conseguir que te aisles del mundo. ¡Es tan sencillo no permanecer seria así!
Él se siente orgulloso de que sonrías más de la cuenta. Él tiene ese algo, que hace que no quieras que se vaya. Él, & sólo él. Él es el culpable. De que flotes. Pero tú, sólo tú, tienes la culpa de no ver lo que podría pasar si esas inofensivas burbujas explotasen de un momento a otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)