domingo, 28 de noviembre de 2010

Un castillo.

# ¿Hay algo que no se pueda arreglar?
Lo que está claro es lo hay que no se puede reparar o reconstruir. Como ese castillo de arena, que aunque lo vuelvas a hacer mil veces más, nunca te saldrá como la primera.
Como las gotas de lluvia, que hay cientos, pero tu querías la que hace un segundo se estrelló contra el suelo.
Como las lágrimas, los sueños, los corazones, las ilusiones, las esperanzas. Como los "te quiero", las palabras, la voz. Tantas & tantas cosas.
Se van & nunca vuelven. & cuando lo hacen apenas nos rozan.
Se van... & hay otras veces en las que, antes de irse, nos tocan demasiado el alma. & entonces te preguntas, ¿merece la pena todo lo que has hecho?
& el miedo llama a la puerta.
Lo peor es que no viene sólo. Viene acompañado de angustia, de decepción, de frustración, de inseguridad. Puede que hasta pesimismo. Pero llega un momento en el que comienzas a ver que la vida es una línea continua de sonrisas & caídas. & que aprenderás a levantarte. & después puede que hasta incluso esquives los golpes.
Verás que los problemas sólo son acciones sin resolver. & ¿sabes qué? El castillo no te va a salir igual. Pero vas a contruir otro precioso, ya verás.

4 comentarios:

  1. Debemos aprender de nuestras caídas y nunca quedarnos estancados. Debemos de creer, porque solo así aprendemos a vivir.

    Me ha encantado tu entrada!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola :D
    Soy la administradora de Generación Reader, te invito a participar en el sorteo de Navidad del blog.
    ¡Saludos y perdona las molestias!

    ResponderEliminar
  3. Me encantó la entrada ! muy cierto eso, Un besito reina ♥

    ResponderEliminar

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)