viernes, 8 de octubre de 2010

Perdida

Duele. Y, esta vez, el dolor va de la mano de la desolación, de la soledad.
Otra vez la decepción, otra vez he caído en la trampa.
Y ha vuelto a no servir de nada.
Tengo miedo de haberte perdido, de que esto no tenga solución.
Me siento a bordo de un barco. Y lo peor es que estoy perdida en mitad de la nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)