jueves, 2 de septiembre de 2010

Lucha, en vano o no.

Una de las peores cosas que te puede ocurrir es luchar hasta quedarte sin fuerzas por aquello que te importa, & sentir que lo que has hecho no ha sido valorado. La rabia es grande. La decepción, terrible. Pero, tarde o temprano piensas en que tu esfuerzo es lo que cuenta. Y te sientes orgulloso, aunque no tan satisfecho como te gustaría, porque lo que hoy no te aprecia, mañana te extraña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Una opinión, por pequeña que sea, me alegra el día :)